Moisés, Jesucristo y un anciano.


Un día estaban jugando al golf Moisés, Jesucristo y un anciano.

Moisés es el primero en golpear. Coge el palo, se prepara y paff: la bola termina en el agua. Pero, volviéndose a sus compañeros, Moisés les dice: “No pasa nada”. En efecto, coge el palo, lo hinca en el suelo y las aguas se separan, tras lo cual le pega de nuevo a la bola, que termina en el hoyo.

Llega el turno de Jesucristo. Coge el palo, se prepara y paff: la bola termina también en el agua. “No os preocupéis”, dice Jesús a sus compañeros de juego. Y ni corto ni perezoso se dirige al estanque, empieza a caminar sobre el agua, llega a donde está la bola flotando, le pega de nuevo y…al hoyo.

Por fin, le toca le turno al anciano, que coge el palo, se prepara y paff: la bola va directa al agua, pero, justo antes de llegar, sale un pez y se come la bola. Pero antes de que el pez caiga de nuevo al agua, aparece una gaviota que se come al pez. Tras un corto vuelo, a la gaviota le cae un rayo, que le fulmina en el suelo, donde abre el pico, sale la bola y se cuela en el hoyo.

Entonces Jesucristo se vuelve al anciano y le dice:”Mira, papá, si empiezas con chulerías, yo no juego”.

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Share
  1. No hay Comentarios
(No será publicado)