Daniel Cohn-Bendit sobre la ayuda económica a Grecia.


El eurodiputado de los Verdes Daniel Cohn-Bendit habla con inusual parrhesia ante el Parlamento Europeo.

En 1983, pocos meses antes de su muerte, Michel Foucault dictó una serie de conferencias en la Universidad de Berkeley (EEUU), que más tarde fueron recopiladas y editadas bajo el título de Fearles Speech en idioma inglés. Estas intervenciones se inscriben en la insistencia foucaultiana en dotar de sentido práctico a la labor de los intelectuales, como respuesta a quienes lo acusaban de que su pensamiento no dejaba lugar a una práctica de resistencia que pudiera modificar la omnipresencia del poder en la vida social.

“Hablar sin miedo” (o con “coraje”) y “decirlo todo” aún sabiendo que lo que se diga va contra el sentido común y contra los poderes establecidos, practicar la parrhesía, sería el papel que todo intelectual debería asumir para producir una ética de la libertad. Porque solo hay un modo de producir una ruptura entre lo que se dice y el orden del discurso, y solo una manera de saber si lo que se dice pone en juego una verdad: “se dice que alguien utiliza la parrhesía sólo si hay un riesgo o un peligro en decir la verdad”, y solo puede haber riesgo cuando el discurso está dirigido hacia alguien que ostenta una posición de poder: “cuando un filósofo se dirige a un soberano, a un tirano, y le dice que su tiranía es molesta y desagradable porque la tiranía es incompatible con la justicia, entonces el filósofo dice la verdad, cree que está diciendo la verdad y, más aún, también asume un riesgo (ya que el tirano puede enfadarse, castigarlo, exiliarlo, matarlo).

La parrhesía es una forma de crítica, tanto hacia otro como hacia uno mismo, pero siempre en una situación en la que el hablante o el que confiesa está en una posición de inferioridad con respecto al interlocutor. El parrhesiastés es siempre menos poderoso que aquel con quien habla. La parrhesía viene de abajo, como si dijéramos, y está dirigida hacia arriba…” De esta concepción es posible deducir algunas reflexiones sobre nuestra actualidad y el rol que desempeñan los intelectuales (o quienes pomposamente se calzan ese distinguido título). No hay ciencia social “crítica” si los saberes producidos no cuestionan el ejercicio del poder, si por más “progresistas” que parezcan se ponen al servicio de quienes ejercen el poder, si sólo podemos decir las cosas en forma adecuada a los oídos del poder, si solo lo decimos en el ámbito académico del aula universitaria donde quienes nos escuchan están sometidos a nuestra autoridad, si lo que buscamos con nuestras palabras no es transgredir lo “políticamente correcto” sino tener un gran público que haga honor a nuestro narcisismo.

En suma, no se trata de palabras ni de saberes, sino de prácticas, ya que lo que le da sentido a las palabras es lo que hacemos con ellas, la situación en que hacemos uso de ellas, hacia quien las dirigimos, y para quien las enunciamos. Frente al poder, entonces, ni a favor ni en contra, sino todo lo contrario.

(vía Youtube y Luis Fanlo)

VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 8.2/10 (5 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: +3 (from 3 votes)
Daniel Cohn-Bendit sobre la ayuda económica a Grecia. , 8.2 out of 10 based on 5 ratings
Share
  1. #1 by Cuenta nomina on 3 junio, 2010 - 9:35 am

    Hablar sin miedo y “decirlo todo” aún sabiendo que lo que se diga NO va contra el sentido común y SI contra los poderes establecidos,

    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0.0/5 (0 votes cast)
    VA:F [1.9.22_1171]
    Rating: 0 (from 0 votes)
(No será publicado)