Archivo etiqueta microondas

Microondas – Inventor y primer modelo

La invención del microondas se la debemos Percy Spencer y su pasión por el chocolate.

En 1946, Spencer trabajaba en un proyecto de investigación relacionado con el radar para la compañía Raytheon Company comprobando un generador de ondas electromagnéticas de muy alta frecuencia (el magnetrón). El ingeniero llevaba en un bolsillo de la bata una chocolatina y cuando fue a darle un bocado, el chocolate estaba derretido.

Al no encontrar explicación aparente, Spencer pensó que quizás la chocolatina había sido afectada casualmente por esas ondas y planteó un experimento: colocó granos de maíz cerca del generador y empezaron a explotar como cuando hacemos palomitas.

A la mañana siguiente, el científico siguió experimentando y decidió colocar el magnetrón cerca de un huevo de gallina. Después de ver como el huevo se calentaba y terminaba explotando, Spencer llegó a la conclusión de que lo que le había ocurrido a los alimentos podía atribuirse a la exposición a la energía de baja densidad de las microondas. El doctor Spencer había inventado lo que iba a revolucionar la forma de cocinar y sentaba las bases de una industria multimillonaria: el horno de microondas.

A finales de 1946, la Raytheon Company solicitó una patente para emplear las microondas en el cocimiento de los alimentos. El primer horno microondas se instaló en un restaurante de Boston para hacer pruebas y ya en 1947, salió al mercado el primer horno comercial de microondas, el Radarange (1,68 m de altura y 340 kg).

Los primeros hornos microondas que salieron al mercado a penas guardan parecido con los que usamos hoy y su precio también era bastante considerable: alrededor de 900.000 pesetas de aquellos tiempos.

El primer horno de tamaño familiar se puso a la venta en 1967 y en sólo diez años la venta de microondas superaba a la de los hornos de gas.

El resto de la historia ya es bien conocida por todos: éxito rotundo.



VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 4.0/10 (3 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Share

No hay Comentarios

Leyenda Urbana sobre el agua y el microondas

Hace tiempo corría por Internet diversas versiones de un email que narraba la desventura de una persona que había puesto una taza llena de agua a calentar en el microondas y al sacarla e introducir el chocolate en polvo o simplemente al mover la taza, el agua explotaba repentinamente y salía disparada de su recipiente, quemando la cara del protagonista.

¿Es esto científicamente posible? Con esta pregunta me sumergí en Internet y encontré la respuesta: sí pero con matices. La causa: un fenómeno conocido como sobrecalentamiento.

Si calentamos un líquido puro sin producir ninguna perturbación física en él, llegará a su punto de ebullición pero no hervirá, porque todavía necesitará más energía para hacerlo. El líquido podrá adquirir una temperatura superior a la de su punto de ebullición en un estado de sobrecalentamiento nada estable. Cualquier perturbación puede hacer que el líquido sobrecalentado hierva de forma repentina y violenta, provocando la citada “explosión”.

A continuación un vídeo en el que se puede ver claramente este fenómeno.

He de reconoce que yo lo he vivido en primera persona y sorprende muchísimo. En mi caso calenté un vaso de café y fue al sacarlo y echarle el azúcar cuando salió el café hirviendo como en el vídeo.

Más información sobre esta leyenda urbana en CPI (Curioso pero inútil) y Revista Eureka.


VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0.0/10 (0 votes cast)
VN:F [1.9.22_1171]
Rating: 0 (from 0 votes)
Share

No hay Comentarios